Noticias

COMISIÓN NEGOCIADORA
CARTA PÚBLICA

Bogotá D.C., 12 de marzo de 2018

001

Señores
BANCO DE LA REPÚBLICA
Att: Señor JUAN JOSÉ ECHAVARRÍA SOTO
Gerente General
Ciudad


Ref: Su comunicación GG- 0211 del 8 de marzo de 2018


Respetado Señor Echavarría:

Es absurdo que en la misma fecha en que se rememora el día internacional de la mujer, como homenaje a la justa lucha liderada hace más de cien años, por las mujeres interesadas en defender mejores y más dignas condiciones de trabajo, usted en un acto de total retroceso frente al avance que ha tenido el mundo laboral y sindical, para respetar las mínimas garantías de la libertad humana, emita una orden de “silencio” para todos sus “empleados”, a quienes con franco abuso de poder y reprochable violación de normas constitucionales e internacionales protectoras de los Derechos Fundamentales, les intente prohibir “realizar presentaciones públicas, publicar en redes sociales, dar declaraciones sobre algún tema… realizar reuniones con inversionistas, analistas, investigadores económicos o periodistas, salvo cuando, de forma excepcional, el Gerente General autorice la realización de las actividades señaladas durante el ‘periodo de silencio’”.

Semejante intento violatorio de la libre expresión, de los derechos de reunión y protesta, de participación y de los derechos (también fundamentales) de Asociación Sindical y de Trabajar en condiciones de Dignidad y Justicia, no puede, ni será acatado por sus trabajadores y menos, en este momento, cuando ANEBRE, además de la Constitución Política de la República de Colombia y demás normas complementarias sobre Derechos de Asociación Sindical, está plenamente facultada por su Asamblea Nacional de Delegados que ordenó, protestar y exigir respeto por los términos y etapas procesales frente a la negociación de nuestro pliego de peticiones.

El poder de subordinación que la ley y la Constitución le otorgan a usted como gerente general del Banco de la República, no lo revisten de calidades omnipotentes para limitar el ejercicio de los derechos fundamentales; en cambio, sus funciones gerenciales sí están limitadas por el marco de respeto y protección de los Derechos inherentes a la persona humana; una de esas garantías es el libre ejercicio del derecho fundamental de expresión, que es la materialización del desarrollo del pensamiento humano y del también libre desarrollo de la personalidad.

Los avances tecnológicos, científicos y las diversas formas de comunicación, en particular de las redes sociales, no pueden implicar el subdesarrollo de los derechos humanos como en este caso lo pretende el gerente general del Banco de la República, al imponer unas condiciones que atentan no solo contra la libre expresión, sino contra el derecho a estar informados de las decisiones de la Banca Central frente al Estado, a los Colombianos, a la Economía y a sus propios trabajadores. Debe ser todo lo contrario: entre más desarrollo tecnológico exista, mejores deben ser las condiciones de vida de las personas, con más libertad y sin ninguna clase de humillaciones y menos en el plano laboral, como se pretende hacer por parte del Señor JUAN JOSÉ ECHAVARRÍA. La política de los “silencios temporales” está siendo, por anacrónica y violatoria de los Derechos Humanos, eliminada aún en los Monasterios y claustros religiosos.

Además, el Articulo 57 del Código Sustantivo del Trabajo es claro en señalar que al empleador le corresponde el deber de respetar integralmente la dignidad de sus trabajadores y dentro de dicha obligación obviamente se encuentra la de permitir el derecho que tienen sus “empleados” a expresar libremente las opiniones y con mayor razón si éstas tienen que ver con las condiciones dignas de trabajo que se garantizan en la Constitución Política de Colombia y se deben cumplir en su favor. Mayor relevancia adquieren estos derechos en el momento actual, cuando el Banco se ha encargado de impedir que se desarrolle el proceso de negociación colectiva que iniciamos desde el pasado 31 de octubre de 2017, con la presentación de nuestro pliego de peticiones.

La Corte Constitucional ya tuvo la oportunidad de pronunciarse sobre la amplitud de la libertad que involucran los derechos de opinión y expresión así:

“Del lugar preferente que ocupa la libertad de expresión en el ordenamiento superior, emanan las siguientes presunciones: (i) que toda expresión está amparada prima facie por el derecho a la libertad de expresión; (ii) que en los eventos de colisión del derecho a la libertad de expresión con otros derechos fundamentales, en principio, aquel prevalece sobre los demás; (iii) que cualquier limitación de una autoridad pública al derecho a la libertad de expresión se presume inconstitucional, y por tanto debe ser sometida a un control constitucional estricto; (iv) que cualquier acto de censura previa, por parte de las autoridades es una violación del derecho a la libertad de expresión, sin que ello admita prueba en contrario” (Resaltamos. Sentencia T-050 de 2016)

Respetuosamente le solicitamos que en reemplazo de órdenes como las contenidas en la comunicación a la cual hacemos referencia, imparta, como le corresponde, las instrucciones a sus comisionados para que fijen, conjuntamente con la Organización Sindical, las condiciones con las cuales se iniciará la etapa de arreglo directo de nuestro pliego de peticiones, ahora que ANEBRE facilitó esta posibilidad con la devolución de sus improcedentes “solicitudes”.

Atentamente,

COMISIÓN NEGOCIADORA

 

Hacemos que la vida de los trabajadores sea mas justa!

 

Contáctanos


s5 logo

Ubicación ANEBRE:

Calle 19 # 6-68 Piso 12,
Bogotá, Colombia

Contacto ANEBRE

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

Boletín Anebre:

S5 Box

Register